sábado, 15 de agosto de 2009

LA REPRODUCCIÓN DE LOS PITUFOS
(Extraído de 'El foro de la T.I.A. - Traducción por Sr. Ogro)



EL SEXO DE LOS PITUFOS: UN PROBLEMA 

La sexualidad de los Pitufos... He aquí todo un programa. ¿Quién no se ha planteado nunca la cuestión: pero por qué hay sólo una Pitufita para cien Pitufos?

Esta cuestión es, en realidad, un falso problema. Efectivamente, es preciso recordar que la Pitufita, originalmente, no es más que una creación de Gargamel. Se trata por tanto de un ser artificial. Para estudiar a los Pitufos, es preciso hacer abstracción de su presencia.

El poblado de los Pitufos se presenta bajo la forma de una población de cien Pitufos de la misma edad, más un individuo mayor (el Gran Pitufo). Todos estos individuos parecen idénticos. No presentan caracteres sexuales secundarios particularmente desarrollados. ¿Son de sexo masculino? Mirad bien su pantalón, y podréis, legitimamente, dudar...

Otro punto problemático para un biólogo: el bebé Pitufo. Fue, en efecto, traído por una cigüeña, cosa que todos los Pitufos parecen encontrar completamente normal...

Para comprender la sexualidad de los Pitufos, es importante conservar en la mente todos estos puntos. ¿Cómo encontrar entonces una explicación biológicamente satisfactoria? Olvidando nuestros prejuicios sobre lo que debe ser la sexualidad de una especie, y recordando que existen numerosas posibilidades en el mundo de los seres vivos.


EL SEXO DE LOS PITUFOS: UNA SOLUCIÓN 


¿Cuáles son las posibilidades sexuales en el mundo de los seres vivos? Realmente son muy variadas. En efecto, según las especies, podemos encontrar un poco de todo:

- Individuos que pertenecen a un sexo entre dos posibilidades, masculinos y femeninos (especie humana...) .
- Individuos que pertenecen a dos sexos (hermafroditismo), sea al mismo tiempo, sea de manera sucesiva (caracoles, gusanos...).
- Individuos que pertenecen a un sexo entre una multitud de sexos posibles (¡a veces más de diez!). Es el caso de ciertos champiñones.
- Una alternancia de generaciones sexuadas y asexuadas.
- Etc.

Entre las soluciones existentes, ¿cuál es la que permite mejor rendir cuenta de los fenómenos observados entre los Pitufos? Mi respuesta:
Una alternancia de generaciones, sexuadas y asexuadas.

En efecto, podemos fijarnos en que todos los Pitufos se parecen mucho, y parecen muy claramente asexuados. "¿Y la Pitufita?", me dirán los que no han estado atentos: os recuerdo que se trata de una creación de Gargamel. La Pitufita es en efecto hermosa y claramente un Pitufo sexuado, perdido en medio de un poblado repleto de Pitufos asexuados. Éstos resultan muy perturbados por este motivo...

Antes de continuar, algunas explicaciones para los no biólogos: todas las especies presentan una alternancia de dos generaciones. Entre los animales y las plantas "superiores", una de estas dos generaciones es muy reducida: se trata (a grandes rasgos) del polen de las flores, por ejemplo. Pero en numerosas especies, las dos generaciones están presentes. Éste es el ciclo vital de estas otras especies:



Estas diferencias entre las dos generaciones se revelan de modo particular en los cromosomas: 




Queda por comprender ahora cómo puede aplicarse esto al caso de los Pitufos... 


EL SEXO DE LOS PITUFOS: UN PRINCIPIO DE EXPLICACIÓN 


Nuestra hipótesis de trabajo es por tanto la siguiente: los Pitufos, tal como los vemos clásicamente, son individuos asexuados (ni machos ni hembras). Por eso presentan todos una morfología similar. La única excepción a este último punto: el Gran Pitufo. Pero su morfología diferente es debida en realidad a una diferencia de edad (los demás Pitufos, todavía jóvenes, aún no han desarrollado la barba).

¿Y la Pitufita? Realmente, no está en su sitio en el poblado: se trata de un individuo sexuado, totalmente diferente, por tanto, de los demás Pitufos, asexuados. Su existencia (aunque artificial, recordemos nuevamente que fue creada por Gargamel) prueba que los Pitufos asexuados no están solos en el mundo, sino que existen individuos Pitufos sexuados. Podemos suponer que son de dos sexos: femenino (las Pitufitas) y masculinos (llamémosles Pitufitos).

Esto nos conduce al siguiente ciclo de reproducción: individuos sexuados, Pitufitas y Pitufitos, son capaces de reproducirse (tras haber hecho el amor) como nosotros. De ellos nacen, tras un embarazo “normal”, los Pitufos, forma asexuada de la especie.




Según esta visión, la Pitufita sería una “extranjera sexuada” en un poblado de asexuados. Por otra parte, sería muy interesante conocer una interpretación sociológica o psicológica de este punto en particular...

Pero llegamos ahora a un nuevo problema: ¿cómo cerrar nuestro ciclo? Es preciso, en efecto, que los individuos sexuados lleguen de alguna parte... Y todavía no hemos respondido al problema del bebé traído por una cigüeña...

Este último punto nos permite entrever una solución: si el bebé Pitufo es traído al poblado por una cigüeña, eso significa que, en la especie pitufa, los individuos sexuados y asexuados no viven en el mismo sitio (si reflexionamos sobre el desorden creado en el poblado por la llegada de la Pitufita, esto parece en efecto lo más sabio...). Finalmente, podemos señalar que los Pitufos (asexuados) no hablan nunca de los niños que podrían tener. Podemos por tanto proponer un caso relativamente excepcional: estos individuos no son sólo asexuados, sino también incapaces de reproducirse, de ninguna forma.

Dejad ahora reposar un poco todo esto en vuestra cabeza, y comprobad seguidamente la solución a todos estos puntos.

EL SEXO DE LOS PITUFOS: FIN DE LA EXPLICACIÓN 


He aquí, finalmente, la conclusión de nuestras reflexiones: 


Allí abajo, a lo lejos, en remotas montañas, viven Pitufos sexuados: Pitufitos (machos) y Pitufitas (hembras). Estos individuos copulan, y tienen niños, numerosos. Estos niños son de dos tipos: bebés sexuados, y bebés Pitufos, asexuados. Los niños sexuados, relativamente escasos, son guardados por sus padres, para ser criados en sus poblados, en las lejanas montañas.

Los bebés Pitufos, asexuados, son alejados muy pronto de sus padres (para evitar cualquier conflicto debido a sus diferencias demasiado grandes). Son confiados a las cigüeñas, que los llevan entonces a los poblados de los Pitufos (como el que tan bien conocemos). Todos los bebés asexuados nacidos a la vez son reagrupados en un solo poblado, y confiado a la custodia de un Pitufo asexuado de mayor edad, que pasa a ser su Gran Pitufo.

Vemos así la explicación de la particular estructura social del poblado Pitufo: numerosos pitufos asexuados, morfológicamente muy similares (y que, para diferenciarse, desarrollan personalidades muy marcadas), gobernados (guiados, más bien) por un Pitufo mucho mayor (su Gran Pitufo), que actúa a la vez como padre y como maestro.

El bebé Pitufo que llega al hogar de nuestros héroes es por tanto un “error de reparto”: la cigüeña habría debido llevarlo a un nuevo poblado en formación, y no a este poblado ya establecido. Al darse cuenta del error, los Pitufos sexuados recuperan el bebé, para reintegrarlo al poblado correcto. Es sólo ante la tristeza de los Pitufos (y quizá por el hecho de la presencia -excepcional- de una Pitufita en este poblado) por lo que aceptan saltarse su regla milenaria, y permiten el regreso del bebé Pitufo al poblado.

¿Comprendido?
Que no cunda el pánico: seguid leyendo, hay un esquema para resumirlo todo y comprender bien esta explicación... 


EL SEXO DE LOS PITUFOS: CONCLUSIÓN 


Los Pitufos se organizan por lo tanto en dos poblaciones distintas: 


-Los Pitufos (asexuados y estériles), que conocemos bien. Todos los individuos nacidos en un mismo período son reagrupados en un poblado, bajo la guarda y custodia de un Pitufo de mayor edad (su Gran Pitufo). No tienen descendencia. De manera bastante triste, todos estos poblados están condenados a una desaparición, más o menos breve. Continúan existiendo por el hecho de la existencia de Pitufos sexuados. 


-Los Pitufitos (machos) y Pitufitas (hembras) viven en poblados aparte, en montañas muy lejanas. Se reproducen normalmente, pero tienen dos tipos de niños: bebés que se les parecen, sexuados, que guardan y crían con ellos; y bebés Pitufos, asexuados, que envían (gracias a las cigüeñas) a vivir lejos. Los nacimientos de bebés asexuados son con diferencia los más numerosos, de ahí el gran número de individuos (alrededor de cien) de la misma edad presentes en un mismo poblado. 


Todo esto puede resumirse en el siguiente esquema: